EL PODER DE LOS ESTADOS ALTERADOS DE CONSCIENCIA (I)

Altered-States

Aunque existen multitud de teorías e hipótesis sobre porqué los estados alterados/ampliados/expandidos de consciencia tienen un potencial terapéutico enorme, aquí me limitaré a explicar mi propia hipótesis al respecto (desarrollada extensamente en mi proyecto de fin de carrera “El cerebro como estructura disipativa“).

Pero vayamos por partes. Lo primero es comprender qué es un estado alterado de consciencia, y para eso antes habrá que comprender qué es y cómo podemos definir un estado ordinario de consciencia, habrá que saber qué es lo “ordinario” para poder determinar qué es lo “extraordinario”. Para mí, la mejor forma de determinar la diferencia entre ambos es a través de la frecuencia de las ondas cerebrales que se correlacionan con ellos.

Veamos entonces cuáles son las principales ondas cerebrales que muestra el Ser Humano (existen también las ondas gamma, el ritmo mu etc, pero en esta primera toma de contacto con los estados ampliados de consciencia no nos interesa profundizar en ellas):

  • Ondas beta => De 14 a 30 Hz.
  • Ondas alfa => De 8 a 14 Hz.
  • Ondas theta => De 4 a 8 Hz.
  • Ondas delta => Menor de 4 Hz (sin llegar a 0, que sería muerte cerebral).

Un detalle importante a destacar es que lo que mide el electroencefalógrafo es la frecuencia predominante en nuestro cerebro, es decir, la frecuencia a la que dispara una mayor cantidad de neuronas. Sin embargo, todas las demás frecuencias pueden estar presentes en grupos minoritarios de neuronas.

Durante las 24 horas del día pasamos de forma natural por todas las frecuencias cerebrales, siendo su distribución la siguiente:

  • Cuando estamos con los ojos abiertos y atentos a la información sensorial procedente del exterior, así como cuando tenemos un nivel de activación cognitiva elevado, nuestro cerebro “vibra” principalmente en la frecuencia beta. Es curioso observar que durante la fase REM, que es cuando soñamos, se da también esta frecuencia.
  • Si cerramos los ojos, nos conectamos con nuestro mundo interior y aflojamos la actividad mental, pasaremos a la frecuencia alfa. Las ondas alfa, en este estado, se dan principalmente en la zona occipital (encargada de procesar la información visual), lo que significa que, al cerrar los ojos, permitimos que las neuronas implicadas en el procesamiento visual se sincronicen a la frecuencia alfa.
  • Durante las fases 1 y 2 del sueño no-REM (aunque también puede darse durante el día) se da, mezclada con otras, la frecuencia theta.
  • Durante el sueño profundo (fases 3 y 4 no-REM) nuestro cerebro vibra en la frecuencia delta.

Algunos se preguntarán, y con razón; “pero si pasamos de forma natural por todos los estados, ¿dónde está lo extraordinario de esos estados ampliados de consciencia?”. La respuesta reside en el hecho de que, habitualmente, sólo somos conscientes durante nuestro estado vigílico, ya sea con los ojos abiertos y sumergidos en plena actividad mental (frecuencia beta), o con los ojos cerrados y un mayor grado de distensión mental (ondas alfa). En cambio, cuando atravesamos las otras frecuencias, perdemos esa capacidad de consciencia, por lo que su potencial energético (luego se comprenderá a qué me refiero con esto) no puede emplearse de forma consciente, siendo así dirigido por los automatismos subconscientes (procesos naturales y espontáneos de reorganización).

Por lo tanto, lo que aquí nos interesa es conseguir mantener el estado de consciencia mientras nuestro cerebro “vibra” en frecuencias que, cuando las transitamos de forma natural, lo hacemos inconscientemente. Eso es lo que se busca con los diferentes métodos de inducción de estados ampliados de consciencia, ya sea utilizando herramientas externas (sonidos, enteógenos, impulsos de luz, palabras y sugestión…) o a través de diferentes métodos que implican utilizar los propios recursos (respiración, baile, meditación…). Todos ellos buscan expandir la capacidad de mantener la consciencia más allá de los límites habituales, mantenerla mientras uno se adentra en niveles “frecuenciales” que habitualmente quedan vetados para nuestra consciencia.

¿Y qué tienen de especial esas frecuencias que solemos transitar inconscientemente (theta y delta)? Bien, aquí empieza lo interesante. Hasta ahora hemos hablado de las frecuencias, pero hay otra variable importantísima que suele pasar desapercibida: la AMPLITUD de esas ondas, es decir, la cantidad de energía o carga que portan esas ondas (lo que he llamado antes potencial energético). Esta variable está determinada por la cantidad de neuronas que disparan sincronizadamente, es decir, cuantas más neuronas disparen a la vez, mayor energía portará la onda electromagnética generada, se habrá generado un impulso energético de mayor amplitud…interesante.

Pues resulta que las ondas theta y delta son las que mayor amplitud tienen, lo que significa que hay una gran cantidad de neuronas disparando al unísono a esa frecuencia. Según la hipótesis que sostengo (la consideración del cerebro como una estructura disipativa), esas ondas cerebrales serían las fluctuaciones energéticas a las que todo sistema abierto y dinámico está expuesto, serían como las olas que se generan dentro de una piscina. Cuando esas olas son pequeñas (ondas de escasa amplitud), el sistema amortigua esas olitas, pero cuando las olas superan un punto crítico y ya tienen un tamaño considerable (ondas de elevada amplitud) tienen la capacidad de inducir una REORGANIZACIÓN del sistema, es decir, de las estructuras neuronales (algo que hacen las diferentes zonas de nuestro cerebro cuando descansamos; reorganizarse a partir de la nueva información obtenida durante el día).

Bien, si esto es así, aquellos estados de consciencia que se correlacionen con ondas cerebrales de gran amplitud (lo que supone un mayor número de neuronas implicadas en el proceso), serán estados capaces de impulsar la reorganización neuronal, es decir, la información que se introduzca entonces en el cerebro tendrá mayor capacidad de transformarlo, es como si el escultor (información) ganase una fuerza extra para esculpir su obra (cerebro). Esto se traduce en mayor NEUROPLASTICIDAD, algo que confirma el hecho de que los niños durante sus primeros años de vida, cuando se dice que son “como esponjas”, funcionan en frecuencias theta y delta mientras están despiertos.

Pero además de la amplitud, relacionada con la capacidad reorganizadora de la estructura cerebral, hay otra ventaja propia de las ondas theta y delta, y es que su baja frecuencia conecta con contenidos psíquicos pertenecientes al subconsciente, de manera que podemos acceder a memorias y recuerdos que habitualmente están fuera de nuestro alcance.

Resumiendo, son dos los factores que nos interesan de las ondas theta y delta:

  • AMPLITUD => Capacidad reorganizadora de la estructura cerebral (somete a las estructuras neuronales a estados de mayor neuroplasticidad).
  • FRECUENCIA => Nivel de consciencia con el que nos conectamos, en este caso el subconsciente y sus contenidos.

De forma que, si somos capaces de adentrarnos conscientemente en esos “estados vibracionales” (a nivel cerebral) podremos, por un lado, acceder a niveles profundos del subconsciente y, por otro, inducir una reorganización de diferentes conexiones y redes neuronales…Esto significa que podríamos , por ejemplo, iluminar conscientemente algún contenido traumático reprimido en el subconsciente, facilitando la catarsis y, gracias a la elevada amplitud de las ondas, elicitar la reorganización de aquellas redes neuronales que registraban o “almacenaban” la respuesta reactiva asociada a ese contenido traumático (respuestas que son los síntomas). Esto explicaría los sorprendentes resultados que pueden lograrse con, por ejemplo, la hipnosis.

 

4 comentarios en “EL PODER DE LOS ESTADOS ALTERADOS DE CONSCIENCIA (I)

    1. Muchísimas gracias Alex!! El tercero se grabó ayer ya, aviso de que es un poquito más pesado pero, al menos para mí (quizás por deformación profesional), uno de los más interesantes y útiles para comprender cómo funciona nuestra psique/mente. Un saludo y gracias de nuevo por tus palabras!

  1. excelentes tus vídeos ya espero el 4to. muy buena información! me gustaría poder contactar contigo soy Argentino viviendo en México temporalmente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *