Atención psicológica

brain_shutterstock_154870703

Normalmente se asocia la figura del psicólogo con el tratamiento de los diferentes trastornos mentales o de todos aquellos cuadros sintomáticos que dificulten o limiten en alguna medida cualquier área de la vida del paciente. Obviamente, esto es correcto, pero considero que la figura del psicólogo debe vincularse, cada vez más, con la de aquel profesional del alma que, gracias a su conocimiento profundo de la misma, es capaz de guiar al cliente hacia estados de mayor plenitud y desarrollo interior.

Lo que pretendo recalcar es que también existe la posibilidad de demandar atención psicológica sin necesidad de padecer ningún trastorno o sintomatología severa. Una falta  de entusiasmo vital, una inquietud interior por conocerse a uno mismo, la búsqueda del desarrollo de todo nuestro potencial, un sentimiento de carencia de sentido…también son motivo,del mismo peso que cualquier trastorno, para solicitar atención psicológica.

Una inquietud interior, una insatisfacción vital (a pesar de que la vida pueda estar repleta de todo lo considerado necesario) o un simple deseo sincero de mejorar como persona deben ser leídos como una verdadera necesidad de apertura interior hacia una realidad más profunda que nos permita vivir de una forma más plena, satisfactoria y llena de sentido.

Por lo tanto, dentro del epígrafe “atención psicológica” incluyo:

  • Tratamiento de cualquier trastorno psicológico o cuadro sintomático (psicoterapia).
  • Acompañamiento y guía en un proceso de autodescubrimiento y autorrealización (coach autorrealización).