Glosario psincronología

Psique: Campo de tiempo, entendido como una fuerza cargada de información. Son dos fuerzas vorticiales opuestas y un centro de equilibrio entre ambas. La fuerza implosiva es el tiempo futuro, o supraconsciente, la fuerza explosiva es el tiempo pasado, o subconsciente, y la fuerza equilibrada neutral es el tiempo presente, o consciente.

Psincronología:  Ciencia que estudia los diferentes tiempos, o niveles de consciencia, del alma humana, así como su sincronización o funcionamiento integrado y coherente.

Sistema psíquico: Conjunto unificado, interrelacionado e interdependiente de todos los tiempos y componentes de la psique humana.

Subsistemas psíquicos: Cada uno de los tres niveles de consciencia, o tiempos, con sus respectivos contenidos.

Macrosistema psíquico: Matriz o campo universal de tiempo-información que contiene todos los sistemas psíquicos individuales. Inconsciente colectivo.

Complejidad psíquica: Grado de alejamiento del equilibrio estático en el que se asienta el sistema psíquico. Cuanto más lejos, mayor complejidad del mismo, lo que supone más recursos disponibles y una experiencia interior más rica y cargada de contenidos, ya que se desarrollan funciones más complejas.

Espectro de equilibrio: Amplitud de la banda de experiencias que el sujeto es capaz de vivir desde el equilibrio. Capacidad de experimentar, desde el equilibrio, diferentes experiencias de mayor o menor intensidad (o carga energética). Cuanto más complejo sea el sistema psíquico, más alejado estará del equilibrio estático y, por lo tanto, se encontrará sometido a, y será capaz de soportar dentro de su equilibrio, fluctuaciones energéticas mayores.

Funciones psíquicas: Dependen de la complejidad del sistema psíquico y determinan la riqueza de la experiencia, con más o menos contenidos, ya que estos son producto de las funciones que la psique sea capaz de realizar.

Contenidos psíquicos: Todos aquellos productos psíquicos elaborados por las diferentes funciones psíquicas. Desde las intuiciones e inspiraciones  supraconscientes, hasta los recuerdos, instintos, hábitos y destrezas subconscientes, pasando por los pensamientos, creencias, emociones, sentimientos, sensaciones e imaginaciones conscientes.

Conciencia, Gran Yo: Es el Espíritu individual, el Ser, la Esencia, aquello que realmente Es, el Observador que contempla, y trasciende, el tiempo o la psique.

Consciencia: Uno de los tres tiempos o niveles de la psique, concretamente el tiempo presente. Vinculada de forma natural con la realidad física exterior, a la que está abierta mediante los sentidos, permitiendo entrar información nueva con la que complejizar e ir actualizando el sistema psíquico.

Pequeño yo: Conjunto de estructuras psíquicas que marcan nuestra unicidad o exclusividad, aquello que nos hace únicos y que nos define. Está compuesto por el potencial personal (supraconsciente), la identidad (consciente), el carácter y el temperamento (subconscientes).

Eje de referencia experiencial: Es el punto de referencia desde el que se experimenta, el núcleo a partir del cual se vive la experiencia. Puede ser desde las estructuras del pequeño yo (ya sea una identidad consciente secuestrada por el carácter o una identidad consciente libre y abierta al supraconsciente) o desde la Conciencia (Gran Yo). El paso de uno al otro se conoce como iluminación.

Iluminación: Proceso de cambio del eje de referencia experiencial psíquico (pequeño yo) al eje de referencia experiencial esencial (Gran Yo).

Realidad objetiva exterior: Conjunto de información que conforma el contexto perceptible. Todos aquellos estímulos a los que está expuesto el organismo y que es capaz de percibir mediante sus sentidos físicos.

Experiencia subjetiva interior: Vivencia interior de la realidad objetiva exterior. Es el resultado final de todo el procesamiento psíquico de la información captada por los sentidos.

Carga energética/significativa: Intensidad propia de la experiencia subjetiva interior. Resulta de la suma del valor subjetivo de la información contenida en la experiencia (factor mental), determinada por el nivel de conflicto que supone para el sujeto, y de la intensidad emocional asociada a ella (factor emocional). Esta puede ser tolerable, cuando aleja al sistema psíquico del equilibrio pero sin llegar a superar el umbral crítico, o intolerable, cuando sí supera ese umbral.

Mecanismos homeostáticos: Mecanismos de retroalimentación negativa del sistema encargados de reequilibrarlo cuando se aleja moderadamente del equilibrio. En el sistema psíquico esta función le corresponde a los mecanismos de defensa, que distorsionan en mayor o menor medida la experiencia subjetiva para reducir su carga energética y hacerla tolerable.

Nudo de tiempo: Cápsula de tiempo congelado en el subconsciente o pasado. Contiene toda la información no distorsionada y toda la carga emocional de la experiencia traumática tal y como fue vivida.

Complejo subconsciente: Programa automático de respuesta, asociado a un nudo de tiempo, que salta, sin mediar nuestra voluntad ni consciencia, ante determinados estímulos condicionados, imponiendo rápidamente un patrón de actuación tanto mental, como emocional, fisiológico y conductual cuyo objetivo es evitar que suframos de nuevo. Por lo tanto, el objetivo principal de este programa de defensa es garantizar la Vida y la supervivencia, así como evitarnos el dolor y el sufrimiento, tanto físico como psicológico.

Átomo raíz: Estructura unificada compuesta por un nudo de tiempo y el complejo subconsciente asociado a él. La suma de todos ellos conforman el carácter negativo.

Cadena raíz: Conjunto de átomos raíz cualitativamente semejantes, principalmente a nivel de la emoción asociada al nudo de tiempo. Todas aquellas experiencias traumáticas relacionadas con una misma emoción, junto con sus respectivos complejos subconscientes, conformarán una cadena raíz concreta. La suma de todas ellas conforma el carácter negativo.

Carácter negativo: Armadura psicológica, conjunto de programas de defensa (complejos subconscientes), creados a partir de nudos de tiempo, cuya función es evitar que suframos de nuevo ante situaciones semejantes a las que nos hicieron sufrir en el pasado. Cuanto más cargado esté, mayor grado de síntomas neuróticos mostrará el sujeto y más limitada estará su área de expresión vital.

Estímulo detonante o gatillo: Estímulo presente que guarda alguna semejanza, aunque sea por generalización extrema, con algún elemento de un nudo de tiempo o experiencia traumática pasada, provocando así la activación del complejo subconsciente asociado a la misma.

Jaula de miedos: Es la zona de confort, el área de expresión vital limitada por los miedos que conforman los diferentes complejos subconscientes. Aporta una sensación de seguridad y control a costa de encerrarnos en un espacio y en unas circunstancias concretas y limitadas.

Área de expresión vital: Espacio de nuestra responsabilidad en el que debemos expresar todo nuestro potencial, principalmente mediante nuestros actos.

Vida automática-repetitiva: Vida regida por los automatismos propios de los complejos subconscientes, de forma que predominan los actos automatizados basados en el miedo que nos encierran en nuestra zona de confort conocida, manteniendo los límites de nuestra área de expresión vital.

Vida libre-creativa: Vida regida por la inspiración creativa proveniente de nuestro yo arquetípico supraconsciente, de forma que predominan los actos creativos-intuitivos inspirados por el conocimiento del pequeño yo que se aloja en el futuro. Da lugar a la ampliación o extensión de nuestra área de expresión vital.

Yo arquetípico: Es el potencial personal que permanece latente en el futuro o supraconsciencia. Podría concebirse como la misión, función o destino personal, aquello que estamos avocados a ser o a actualizar. Es acorde a la vocación personal o motivación innata, al temperamento y a los talentos o habilidades personales.

Autorrealización: Proceso de actualización del potencial completo, representado en el yo arquetípico.

Líneas ley de futuro: Líneas o senderos de tiempo que conducen a la autorrealización o actualización plena de nuestro potencial, es decir, a nuestro destino. Podemos desviarnos de ellas, de forma que no es un destino determinista, pero sólo siguiendo estas líneas se logra un estado de felicidad y plenitud resultado de la autorrealización personal.

Líneas potenciales de futuro: Líneas o senderos de tiempo de futuros potenciales acordes al pasado y al presente. Pueden desviarse más o menos de las líneas ley, o de nuestro destino.

Intuición: Función psíquica que consiste en la descarga del conocimiento supraconsciente al subsistema consciente.

Creatividad/inspiración: Función psíquica que consiste en la descarga de un pensamiento creativo supraconsciente al subsistema consciente.

Orden Natural (cosmos): Orden, diseño o patrón de organización universal que refleja a la perfección la Voluntad del Espíritu Universal. Este orden, al nacer de la Unidad, tiene en cuenta a todas las partes que emergen de ella. Conduce al bien universal y a la simbiosis colectiva, donde todas las partes ganan.

Acción cósmica: Acción, expresada en el mundo físico finito, que resulta coherente con la Voluntad del Ser, que habita la Realidad Trascendente e Infinita. Es, por tanto, el factor que integra finitud e infinitud, así como Macrocosmos y Microcosmos.

Evolución descendente: Proceso evolutivo que comprende desde el nacimiento del Universo material hasta la aparición de una entidad biológica viva capaz de expresar autoconsciencia. Es el proceso de materialización del Espíritu.

Evolución ascendente: Proceso evolutivo que comprende desde el surgimiento de una entidad biológica viva capaz de expresar autoconsciencia hasta la toma de consciencia de esta entidad de su auténtica Naturaleza Infinita y trascendente, también denominada iluminación. Es el proceso de espiritualización de la materia.