Regresión hipnótica

tune

(Recuerda que la cita informativa en la que doy y recojo información es gratuita.)

Todo trastorno psicológico (tanto neurótico como psicótico) no es más que la parte visible de un contenido traumático inconsciente, todo síntoma nace de una experiencia traumática, principalmente en los primeros años de vida (o incluso en la etapa intrauterina o en el parto). El síntoma es la mala hierba que podemos ver y sentir crecer desde la consciencia, mientras que sus raíces se hunden en el inconsciente. Comprendiendo esto es fácil deducir que la única manera de eliminar eficaz y totalmente las “malas hierbas” de nuestra psique es arrancarlas de raíz, ya que de poco serviría cortar solamente la parte visible.

Imagen2

Si partimos de la base de que la causa de todo trastorno psicológico se encuentra en las profundidades del subconsciente, está claro que, si es nuestro objetivo abordar la raíz del problema, y no quedarnos en la superficie sintomática, necesitaremos algún tipo de herramienta o técnica que nos permita acceder a esos niveles de la psique. Esto es así hasta el punto de que el psicólogo, o terapeuta, que pretenda llegar a las profundidades del alma sin disponer de esa herramienta, actuará como el cirujano que pretende realizar una operación cualquiera sin bisturí (podrá, como mucho, llegar a intuir lo que hay debajo de la piel palpando el terreno superficial).

En un estado ordinario de consciencia (ondas cerebrales beta -14 a 30 Hz- y, si se cierran los ojos, alfa – 8 a 13 Hz-) sólo tenemos acceso a un banco de datos muy limitado, restringido a la información inmediata que nos hacen llegar nuestros sentidos y a todo aquello que somos capaces de extraer voluntariamente de la memoria (subconsciente superficial), sería la parte visible del iceberg. Sin embargo, todo nuestro pasado, todas y cada una de las experiencias que se han vivido, están perfectamente grabadas en el subconsciente, con todos los detalles (sonidos, olores, palabras, colores, sensaciones, pensamientos….). Por lo tanto, el problema no está en que la información “desaparezca” con el tiempo, sino en la capacidad que tenemos de traer a la consciencia esa información guardada en el subconsciente. Si queremos trabajar sobre contenidos que están enquistados en nuestro subconsciente (ya que entendemos que son la causa de todo trastorno psicológico), tendremos que conseguir conectar conscientemente con esos contenidos de alguna manera.

Es ahí precisamente donde entran en juego los estados ampliados de consciencia, ya que nos permiten acceder conscientemente a esos contenidos profundos (la parte del iceberg que permanece bajo el agua). Un estado ampliado de consciencia sería semejante a ponerse un traje de buzo y lanzarse al agua para bucear y observar qué esconden los niveles más profundos del iceberg.

La hipnosis es un medio seguro, eficaz y eficiente que nos permite inducir un estado de consciencia ampliado desde el que, manejándolo adecuadamente, se podrá llegar hasta la raíz profunda (experiencia raíz traumática), hasta la causa real de cualquier trastorno, pudiendo así solucionarlo y eliminar los síntomas (y de forma muchísimo más rápida y efectiva que cualquier tipo de intervención que se haga desde un estado ordinario de consciencia -generalmente son necesarias entre 4 y 10 sesiones).

Recuerda que: